COLABORACIÓN PARROQUIAL

       En la parroquia, la gran familia que acoge a todas las familias de un barrio o un pueblo, es donde vivimos también nosotras las religiosas Hijas de la Iglesia.

    Lo específico de nuestro carisma, hace que nos pongamos en estrecha sintonía con las orientaciones  y las iniciativas propuestas por los Planes Pastorales tanto de las diócesis como de las parroquias, asumiendo el trabajo en común acuerdo con el Párroco y sus colaboradores.

    Una comunidad que quiere crecer y encontrarse con su Señor es para nosotras un desafío en cuanto al testimonio de una vida gozosa entregada por el Reino y a la vez es un campo de evangelización muy amplio.

    Nuestro dinamismo y nuestra sensibilidad eclesial se concreta:

* En una vida dedicada a la oración y a la adoración de Jesús Eucaristía;


* En la celebración y animación de la liturgia: siguiendo la pedagogía del Año Litúrgico, la celebración de la Eucaristía y la liturgia de las Horas puedan ser vividas como encuentro con Dios, encuentro que se realiza en el hoy y para nosotros;

  

 


* En la participación activa de las organizaciones o grupos parroquiales: consejo pastoral, comité de liturgia y catequesis, caritas, etc...;

 

 

 

 *  En el servicio de la caridad y en la sensibilización de colaboradores que puedan responder a las diversas situaciones difíciles, de sufrimiento, de soledad, de enfermedad y de pobreza presentes en el territorio;
* En la propuesta de caminos de fe personalizados o grupo;

 

      !Queremos realizar de esta manera el deseo que nuestra Fundadora, María Oliva Bonaldo, así expresaba con el lenguaje de su tiempo. “Si no amara a los hombres no hablaría, pero los amo con dolorosa pasión y me consumo por el deseo de ofrecerles una parte de la verdad que me hace tan feliz. La verdad es ésta: ¡Dios es amor! Si el mundo supiera cuánto es amado moriría de felicidad”.

 

* En la formación y educación en la fe a los jóvenes presentes en grupos o asociaciones acompañándolos en procesos de crecimiento y de madurez personal;

 
* En el servicio a la Palabra de Dios a través de la catequesis a los niños, a los jóvenes y a los adultos, itinerarios de Lectio Divina, centros Para escuchar la Palabra de Dios.;

      

 


 

* En el testimonio de una comunidad dedicada a la oración, a la escucha de la Palabra y caracterizada por una intensa vida fraterna.

 


Enkel - Due Metri